DE LA CRISIS A LA TRANSFORMACIÓN

Actualizado: 4 oct


Convierte tu muro en un peldaño”. Rainer María Rilke

Hoy, quiero hablarte de un tema que me emociona mucho, se trata del proceso de transformación que sobreviene a las crisis. De aquello en lo que nos convertimos cuando logramos superar momentos difíciles.


Cuando nos enfrentamos a una crisis muchas veces experimentamos emociones tales como la tristeza, la rabia, la impotencia y la frustración. Esto es porque sin duda nos enfrentamos a la pérdida o ruptura de nuestra vida tal como había sido hasta ahora. Es como si la casa que tanto nos había costado construir se cae en mil pedazos y sin previo aviso. Y tras esa ruptura y pérdida forzosa, nos vemos obligados a cambiar nosotros y nuestro entorno.


Las crisis son inevitables en la vida, sin embargo podemos vivirlas como problema o como oportunidad y esto no depende unicamente de los recursos personales que hemos ido ganando a través de nuestra historia, sino que también influyen la cultura y la educación que recibimos.


Resulta interesante ver como en nuestra cultura occidental, las crisis son vistas como algo profundamente negativo, algo lleno de sufrimiento y que esperamos que pase pronto. Por ello muchas veces en lugar de hacerles frente nos anestesiamos o buscamos vías de escape poco adaptativas (alcohol, drogas, pantallas, entretenimiento).


En cambio para la cultura oriental, las crisis son vistas como una oportunidad, como un evento positivo. Ejemplo de ello es el arte del Kintsugi que consiste en reparar los objetos rotos reconstruyéndolos y rellenando las grietas con oro. Este arte tiene una hermosa filosofía que considera que una pieza es más hermosa cuando se ha roto y se ha reconstruido, porque contiene una historia que la hace más fuerte, más bella. Ya lo decía Lao-Tse “Cuando dejo ir lo que soy, me convierto en lo que debería ser”.

Por ello es tan importante cómo interpretamos las situaciones que nos acontecen y cómo nuestras creencias y patrones mentales, muchos de ellos heredados, nos impiden atravesarlas. Por eso hoy te invito a ver las crisis como una gran oportunidad para la transformación .


Para ello te traigo la metáfora de la mariposa, un insecto fascinante. ¿Sabías que antes de convertirse en una bella mariposa, la oruga debe pasar por un proceso traumático, a la vez que extraordinario? Además de sortear muchos peligros, la oruga primero tiene que descomponerse por completo convirtiéndose en un caldo de proteínas, para después construir con gran esfuerzo una nueva estructura más resistente que le permitirá finalmente VOLAR.

Se me ponen los pelos de punta al pensar en ello, ¿a ti no? Definitivamente la naturaleza está llena de grandes enseñanzas.

La resiliencia es la capacidad de transformarnos de oruga en mariposa o como dicen por ahí convertir la mierda en compost. Un proceso nada fácil pero sin duda maravilloso.

Este pro


ceso puede ser muy doloroso y lleno de emociones incómodas, pero nos permite transformarnos como individuos y si sabemos aprovecharla nos ayuda a construir una nueva y mejor versión de nosotros mismos.

Quizá ahora estés atravesando por retos y obstáculos que te impiden conectar con la esperanza y te generan malestar y miedo. Te animo a no escapar de ellos, a mirarlos de frente y pedir ayuda para poder superarlos.



AMALIA VALDERRAMA CARABALLO


¿Te gustaría descubrir herramientas que te pueden ayudar enfrentar mejor situaciones de crisis? Te invito a realizar mi curso: Activa tu resiliencia


Si quieres recibir mis novedades y recibir mis recursos gratuitos. Suscríbete aquí



¿Necesitas ayuda personalizada para superar una situación difícil?


Pide una cita conmigo aquí.



79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo